¿Os acordáis del evento en Barcelona en Septiembre? Pues no pude ir. Recuerdo que me llamó una chica diciendo que habíais aceptado mi solicitud y preguntándome si asistiría al evento, pero no podía permitirme el viaje. Así que sí, ser pobre hace que te pierdas algunas oportunidades. Eso me dolió.

Aquí no acaba la historia, antes de eso me habían dado la beca UIMP que me permitía ir a algunos lugares de España a estudiar un curso de inglés durante una semana y escogí Barcelona, aunque fue unas semanas más tarde del evento. Así que sí, finalmente fui a Barcelona y conocí a unos 30 jóvenes en una experiencia fantástica. Pero no estoy aquí para contar la experiencia sino lo que aprendí. Me enseñó que hay gente maravillosa que puede enseñarte cosas que te ayuden en tu vida. Recuerdo que estaba muy preocupado porque en el segundo cuatrimestre de este curso tengo 2 asignaturas de más que debo recuperar del curso anterior y no sabía si podría con ello. Pero en el curso había una chica que estudiaba por la mañana una carrera parecida a la mía y trabajaba con horario de oficina por la tarde de mi edad. Me pareció increíble y me hizo pensar.

Hace bastante tiempo era un chico vago pero listo, de estos que estudian el día antes y aprueban (la mayoría de las asignaturas), que no hacen deporte ni comen sano. Y me quejaba. Esto es lo más importante, me quejaba. Por la universidad donde estudio, mis amigos, mi ex-novia, mi pobreza, mi familia… Creía que estos eran los que me impedían ser el chico que quería ser. Y desde hace unos meses me di cuenta que solo son excusas. Sí, quizás esas cosas alargan el camino e incluyen piedras en él, pero el camino sigue estando ahí y yo soy el que elige qué camino tomar. Así que hace unos meses me apunté al gimnasio, empecé a estudiar antes y a comer sano, a hacerme responsable del dinero que gasto y trabajar los fines de semana. Y aquí estoy en época de exámenes, quizás no obtengo mejores resultados, pero ¿sabéis lo bien que me siento ahora? Quizás el camino que deseo se haya alargado y sea difícil, pero yo he decidido no acobardarme y tomarlo, voy a disfrutarlo. Sobre todo, voy a creer en mí, aunque algunos no lo hagan.

Soy quien quise ser, desde que quise ser alguien.

Y todos vosotros podéis ser quienes queráis si lucháis por ello, sin importar cuantos obstáculos haya en ese camino. A mí me encantaría ser un gran profesional de la economía y las finanzas, además de un chico sano y deportista. ¿Y tú, quién quieres ser?

Escrito por Álvaro Domínguez